Creado por el Dr. Heriberto S. Hocsman    Hocsman - Abogados
 

 

LA REIVINDICACIÓN DE LAS UNIVERSALIDADES DE COSAS

Por Mirta Liliana Bellotti .

(Abogada adscripta en la cátedra de Derechos Reales de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba)

 

I-    LAS UNIVERSALIDADES.

La distinción entre universalidades de hecho y de derecho puede establecerse  conforme a dos criterios :

1. El primer  criterio que consideramos, tiene en cuenta la causa decisiva de la unificación, la universitas facti deriva de la intención del propietario, la universitas iuris  es obra del derecho. Vélez Sársfield en la nota al art. 2312  explica que el patrimonio de una persona es una universalidad de derecho. Una universalidad de derecho , continúa, puede ser transformada en una universalidad de hecho por la voluntad del propietario, por ejemplo cuando un testador lega a título singular, una parte de su sucesión.

Sin embargo debe decirse que una universalidad de hecho es también de derecho, porque no basta la formación por obra del hombre, y es necesario que por obra del derecho se le reconozca efectos jurídicos, sin los cuales ese factum pierde todo interés, y con los cuales automáticamente adviene a la categoría de lo jurídico. Y obsérvese, que la universalidad de derecho como toda obra del derecho, sin el factum que la actualice, queda como una normación abstracta, por lo que el patrimonio ex iuri, no existe sin un patrimonio ex facti, en cuyo formación interviene la obra del hombre. De lo expuesto resulta que toda universalidad de hecho obra del hombre, es también obra del derecho, y que toda universalidad de derecho obra del derecho, es obra del hombre también.[i]

Si para las universalidades de hecho se prescinde de toda consideración jurídica, sería posible imaginarlas existiendo aún sin obra del hombre, por ejemplo los rebaños naturalmente formados. En cambio no es imaginable un patrimonio formado 

naturalmente, por lo que la afirmación de que algo es obra del hombre, parece convenir más en definitiva a las universalidades de derecho. [ii]

2.El segundo criterio, que mencionamos, tiene en cuenta los elementos singulares que componen la universalidad. En las universalidades de hecho, los elementos componentes son cosas. Las universalidades de derecho están compuesta por derechos, es decir  por bienes que no sean cosas. Las cosas formaran parte de estas últimas, en la medida que sean elementos de los derechos que las integran, las cosas son el objeto directo de los derechos reales, y el objeto indirecto de los derechos personales, cuando la prestación, que es su objeto directo consiste en una conducta de dar.

Para el tema que tratamos en esta ponencia tiene relevancia la caracterización de las universalidades conforme al segundo criterio mencionado, el mismo es empleado por Vélez Sársfield en el art. 2764 CC, en este artículo habla  de universalidades de bienes y de universalidades de cosas, esta terminología nos parece clara y la utilizaremos a continuación con la finalidad de evitar equívocos.

 

II.   LA REIVINDICACIÓN DE LAS UNIVERSALIDADES DE BIENES.

El art. 2764 CC. dispone : "Una universalidad de bienes, tales como una sucesión cuestionada,  no puede ser objeto de la acción de reivindicación...."

En efecto, una universalidad de bienes como un patrimonio o un fondo de comercio, no son reivindicables,  porque  no son reivindicables los bienes que no son cosas (art. 2762 CC), si no son reivindicables los bienes que no sea cosas, no pueden ser reivindicado un conjunto de bienes. Para que haya lugar  a la acción de reivindicación es preciso que el objeto sea una cosa (art. 2759 y nota al art. 2764 CC)

Lo que se puede reivindicar es la cosa que se encuentra dentro de la universalidad de bienes. Vgr.  Si una cosa es objeto de un derecho real que se encuentra dentro del patrimonio del causante,  está en posesión de quien no es heredero, puede ser reivindicada por quien tiene la calidad incuestionada de heredero. O si una cosa sobre la que existe un derecho real que se encuentra dentro de un fondo de comercio, está en posesión de quien no es su titular, puede ser reivindicada por el titular del derecho real, que será también el titular de los demás derechos que integran el fondo de comercio.

Para reclamar una sucesión debe entablarse la acción de petición de herencia, regulada por el Código Civil en los art. 3421 al 3428, por medio de esta acción se persigue el reconocimiento de la calidad de heredero, y solo por  consecuencia se reclama el acervo íntegro de una sucesión.

 

III. LAS UNIVERSALIDADES DE COSAS.

En la nota al art. 2312 Vélez Sársfield nos explica : " Una pluralidad de bienes exteriores tal,  que pueda ser considerada como una unidad, como un todo, se llama una universalidad en este Código."

Y el art. 2404 CC  dice : "La posesión de una cosa compuesta de muchos cuerpos distintos y separados, pero unidos bajo un mismo nombre, como un rebaño, una piara, comprende sólo las partes individuales que comprende la cosa."

Hemos transcripto una parte de la nota del art. 2312 y el art. 2404, porque de ellos obtendremos las bases necesarias para conceptuar las universalidades de cosas.

Contrariamente a lo que parece afirmar el art. 2404 las universalidades de cosas no son una cosa compuesta. La clasificación de cosas simples , compuestas y universalidades, la hemos recibido del derecho romano , que las tomó de la filosofía estoica. Son cosas simples las que en la conciencia y en los usos del pueblo, se consideran integradas por un solo cuerpo, vgr. una piedra, un animal, una estatua, o un ladrillo. Cosas compuestas son las que forman un todo con varias partes accesorias, que pueden estar materialmente adheridas o no, vgr. un edificio o un automóvil.[iii] La universalidad esta formada como dice el artículo 2404 CC por cuerpos distintos y separados.  Los cuerpos que la forman están separados en el espacio, no están unidos materialmente. Además los cuerpos son distintos unos de otros, es decir tienen independencia funcional, un sólo cuerpo ya es útil , es independiente de los demás y tienen individualidad. Vgr. un enjambre de abejas no es una universalidad, sino una cosa compuesta, porque una sola abeja  no es útil , sólo el conjunto de abejas es útil. Una baraja de naipes no es una universalidad, porque en la consideración socioeconómica cada naipe aislado no tiene utilidad. Además para que exista una universalidad, es necesario otro requisito, el art. 2404 CC dice "unidos bajo un mismo nombre" y la nota del art. 2312 "que pueda ser considerada como una unidad, como un todo", es decir debe existir semejanza entre los componentes de la misma, deben ser de la misma especie, deben tener un destino común. Son universalidades de cosas vgr. una biblioteca, una piara, un rebaño,  una pinacoteca.[iv]

La universalidad no es una cosa, sino que son cosas cada uno de los elementos que la integran.[v] Sin embargo es un conjunto de cosas que a veces está sometido a reglas especiales vgr. el usufructo de rebaños (art. 2902 y 2903 CC)

 

IV) LA REIVINDICACIÓN DE UNIVERSALIDADES DE COSAS.

Las discrepancias que existen en nuestro derecho, ya existían en el derecho romano. Ulpiano dice : "Por esta acción no sólo se vindicarán cada una de las cosas, sino que también escribe Pomponio en el libro veinticinco de las lecciones, que se ha de decir que se puede vindicar la manada de reses de lana, y la de reses vacunas y caballares, porque bastará que el rebaño sea nuestro, aunque todas las cabezas no sean nuestras, pues vindicamos el rebaño y no cada uno de los cuerpos."[vi] Y Paulo afirma : "Pero si fuese de dos en número igual, ninguno vindicará todo el rebaño, ni la mitad de él ; mas si el uno tiene mayor número, puede vindicar el rebaño ; las cabezas ajenas no se comprenden en la restitución."[vii]

Ulpiano describe una reivindicación en bloque de la universalidad, se reivindica el todo ,aunque no todas las cabezas sean de propiedad del reivindicante, en  cambio Paulo no admite que se comprendan en la restitución las cabezas ajenas, introduce una fisura , porque será necesario probar la propiedad de cada una de las cosas que integran la universalidad, de lo que se infiere que la acción recae sobre cada una de ellas y no sobre el todo.

El art. 2764 del Código Civil establece  "... puede serlo (objeto de reivindicación) una universalidad de cosas." ¿dispone el artículo que se puede reivindicar una universalidad de cosas en bloque, como un todo ?

La existencia de la posesión (2402CC) o de un derecho real  exige que la cosa que es su objeto esté exactamente individualizada y determinada. La posesión o un derecho de dominio no puede tener por objeto una universalidad de cosas en conjunto, como por ejemplo una biblioteca porque se necesita individualizar el objeto sobre el que recaen,  lo que únicamente puede hacerse sobre cada una de las cosas que la componen.  La propiedad supone un objeto individualmente determinado, afirma Maynz, no podemos reivindicar las cosas fungibles sino cuando no están confundidas con otras del mismo género y que puedan ser reconocidas como de nuestra pertenencia, lo mismo sucede con las universitates rerum, con respecto a estas cosas la demanda y, por consiguiente la sentencia, no se referirán más que a los cuerpos individuales que forman parte del conjunto y que nos pertenecen.[viii]

En la frase del art. 2404 CC. "comprende sólo las partes individuales que comprende la cosa",  la palabra cosa se refiere a la universalidad, no puede interpretarse la misma diciendo que se refiere a las cosas de la universalidad sobre las cuales el poseedor de la misma tiene un derecho de dominio o posesión legítima y que excluye las que son del dominio de otra persona, porque la universalidad se compone con todas las cosas semejantes, sobre las que existe la relación necesaria para considerar que tienen un destino común, por lo tanto si se afirma que existe posesión en bloque de la universalidad, la posesión debe recaer sobre todos los elementos que integran la misma. Si existe una posesión del todo, la posesión puede ser sólo de una clase, legítima o ilegítima, no puede existir una sola posesión del conjunto para algunas cosas legítima y para otras ilegítima. Tampoco tiene sentido establecer partes dentro de la universalidad, como si dentro una universalidad se considerara que existen varias universalidades de acuerdo a la clase de posesión que exista sobre las cosas, porque el considerar un conjunto de cosas como una universalidad depende de los requisitos que hemos mencionado, no de la posesión que existe sobre la misma.

El art. 2404 CC sólo dice que se posee individualmente cada una de las cosas que integran la universalidad, afirmar lo contrario lleva a consecuencias inaceptables, como lo hemos demostrado.

Es aplicable lo explicado al derecho de dominio, y a los derechos reales en general, porque la posesión legítima es el ejercicio de un derecho real (2355 y 2513), sería absurdo sostener que  distintas posesiones sobre cada cosa que compone la universalidad son el ejercicio de un sólo derecho de dominio, o que de varios derechos de dominio sobre cada una de las cosas que la integran, surja una posesión única sobre el todo. Además puede suceder que el derecho de dominio se adquiera sobre las cosas que integran la universalidad con distintos títulos, algunas pueden haberse adquirido por una compraventa celebrada el año pasado, otras por una compraventa celebrada el mes pasado, otras por donación, otras por permuta.  De  distintos títulos no podría constituirse un sólo derecho de dominio sobre el conjunto, cuyo ejercicio sea una posesión legítima sobre el todo.

Si la posesión comprende el conjunto en bloque, el derecho de dominio también se debería constituir sobre el todo, es decir se debería considerar a la universalidad como una sola cosa, en cuyo caso sobre las cosas que lleguen a integrarlas, el propietario de ella adquiriría el dominio y se produciría una situación similar a un  caso de mezcla, art. 2597, y no sería posible reivindicar las cosas que se han incorporado a la misma. Lo que es negado por toda la doctrina. Paulo en el Digesto sostiene : "Pero en lo que se compone de distintos cuerpos, consta que cada una de las partes retiene su propia especie como cada uno de los siervos, cada una de la ovejas ; y por esto puedo yo vindicar el rebaño, aunque en él esté mezclado un carnero tuyo ; y tú también puedes vindicar el carnero, lo cual no sucederá en los cuerpos unidos ; porque si a mi estatua le pusieses un brazo de la estatua ajena, no se puede decir que el brazo es tuyo, porque toda la estatua consiste en una sola forma."[ix]

Con lo expuesto se ha demostrado que el art. 2764 no podría autorizar la reivindicación en conjunto, porque se produciría una incoherencia en el sistema del Código Civil y con las normas que hemos mencionado. Para que prospere la reivindicación es necesario que el reivindicante sea el titular de un derecho de dominio u otro derecho real, los mismos como lo explicamos sólo pueden constituirse sobre las cosas particulares que integran la universalidad, y sólo puede acreditarlo con respecto a cada una de ellas.

El art. 2764 cuando dice que la universalidad es objeto de reivindicación, está haciendo uso de una expresión elíptica, por razones de comodidad del lenguaje. El artículo mediante este enunciado lo que está diciendo es que se produce una acumulación de acciones, que la universalidad se reivindica mediante la suma de las acciones de reivindicación que reclaman cada una de las cosas que integran la universalidad. El reivindicante por lo tanto debe probar su derecho sobre cada una de las cosas, y podrán prosperar las acciones respecto a algunas cosas y  rechazarse las acciones sobre las demás cosas , cuando el derecho no se pruebe.

 

V. CONCLUSIONES.

1.  El art. 2764 CC cuando menciona  a las universalidades de bienes, se refiere a universalidades compuestas por derechos, por bienes que no sean cosas. Las cosas integrarán las universalidades de bienes, cuando sean elementos de los derechos , cuando sean el objeto directo de los derechos reales que estén en la universalidad, u objeto indirecto de los derechos personales que forman parte de la misma. El artículo con la expresión universalidades de cosas menciona las universalidades cuyos elementos componentes son las cosas.

2.  Una universalidad de bienes no puede ser reivindicada, porque no son reivindicables los bienes que no sean cosas(art. 2762 CC), y por lo tanto no puede ser reivindicado un conjunto de bienes. Se puede reivindicar la cosa que es objeto de un derecho real que integra la universalidad.

3.  Una universalidad de cosas no es una cosa, sino que son cosas cada uno de los elementos que la componen, está integrada por cuerpos que tienen independencia funcional (un sólo cuerpo ya es útil) e individualidad,  que son de la misma especie,  semejantes y que tienen un destino común.

4.  El objeto de un derecho real o de la posesión tiene que estar exactamente individualizado y determinado. Una universalidad de cosas no puede ser su objeto.

5.  El art. 2404 en la frase "comprende las partes individuales de la cosa", con la palabra cosa se refiere a la universalidad de cosas.

6.  No pueden recaer una posesión en bloque sobre la universalidad de cosas, y existir sobre unas cosas una posesión legítima y sobre otras una posesión ilegítima, porque  se consagraría la existencia de dos universalidades de acuerdo a la clase de posesión que existe sobre las cosas individuales, y la universalidad existe cuando se configuran los requisitos que hemos mencionado, no cuando existe una misma clase de posesión sobre las cosas que la integran.

7.  Lo dicho sobre la posesión es aplicable al dominio y a los demás derechos reales, la posesión legítima es el ejercicio de un derecho real (2355 y 2513 CC), es contradictorio sostener que distintas posesiones  sobre cada cosa que compone la universalidad son el ejercicio de un sólo derecho de dominio, o que de varios derechos de dominio sobre cada una de las cosas que  integran la universalidad, surge una posesión única sobre el todo.

8.  El derecho de dominio sobre las cosas que forman la universalidad puede adquirirse de distintos títulos, no podría constituirse un sólo derecho de dominio sobre el todo con distintos títulos, sino que se constituye un derecho de dominio sobre cada una de las cosas.

9.  El art. 2764 no puede autorizar la reivindicación del conjunto, si lo hiciera se produciría una incoherencia en el sistema del Código Civil y con las normas que hemos enunciado, el art. solo utiliza una expresión elíptica para decir que la universalidad se reivindica mediante la suma  de las acciones de reivindicación que reclaman cada una de las cosas que integran la universalidad . Se refiere a  una acumulación de acciones.

--------------------------------------------------------------------------------

[i] Fadda y Bensa citado por López de Zavalía, Fernando, Derechos Reales, tomo 1, p. 206,

[ii] López de Zavalía, Fernando, Derechos Reales, tomo 1, p. 206 y 207.

[iii] Bonfante ,Pedro, Instituciones de Derecho Romano, traducida por Luis Bacci y Andrés Larrosa, p.240  Editorial Reus, Madrid 1929. Legón, Fernando, Tratado de los Derechos Reales en el Código y en la Reforma, Tomo 3 p. 58, Abeledo 1941.

[iv] Legón, Fernando, Tratado de los Derechos Reales en el Código y en la Reforma, Tomo 3 p. 59, Abeledo, Bs. As. 1941. López de Zavalía, Fernando, Derechos Reales, tomo 1, p.  207 y ss. Allende, Guillermo, Panorama de Derechos Reales, p. 177 y 178, La ley, Bs.As. 1967. 

[v] López de Zavalía, Fernando, Derechos Reales, tomo 1, p. 211,Laquis, Derechos Reales, t. 1p. 449, Llambias - Alterini, Código Civil Anotado sobre el  art.2404.

[vi] Digesto Libro 6, tit. I, 1, 3.

[vii] Digesto Libro 6, tit. I, 2.

[viii] Maynz, Carlos transcripto por Allende, Guillermo, Panorama de Derechos Reales, p. 298, La ley, Bs.As. 1967.

[ix] Digesto Libro 6, título 1, 23, 6.